viernes, octubre 31, 2008

El Padrenuestro


El Padrenuestro, esa hermosa oración que nuestro precioso y amado mesías Yeshua nos ha enseñado, es un ejemplo de cómo debemos orar; es una fórmula a seguir paso a paso, sin repetirla como perico.

Mateo 6:7 "Y orando, no uséis vanas repeticiones, como los gentiles, que piensan que por su palabrería serán oídos".

Cada vez que sigo la fórmula, paso a paso, al orar, estoy bien segura que no dejo huecos en mi comunicación con mi muy precioso Padre amado.



Mateo 6:9 "Vosotros, pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu nombre".

Fijaos bien, comienza alabándolo: -Padre nuestro, Padre mío, Padre de todos nosotros, tus hijos, de toda tu Creación, porque tú eres el que engendró todo y todas las cosas, porque a ti nadie te engendró, por ello tu eres el Padre de verdad; tu, que estás en los cielos y en todo lugar, porque tú eres el omnipresente y en todas partes estas; santificado sea tu nombre, reconocido seas para honra de tu nombre, bendecido seas por mí, por mi familia, por cada boca, bendecido y santificado seas en cada lugar, en cada isla, en cada montaña, en cada país de este planeta y por todos los seres que viven en el. Te alabo Padre porque eres santo, santo, santo y además eres bueno y justo, porque tus maravillas se manifiestan día con día en vida, etc., etc., etc.-


Mateo 6:10 "Venga tu reino. Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra".

Continúa alabándolo y comienza a pedir: -Oh Padre, venga tu reino, ven pronto Señor, que te anhelo. Hágase tu voluntad en mi vida, en la vida de mis hijos, de mi esposo(a) de mis padres y hermanos, hágase tu voluntad en toda mi familia y no permitas Padre que hagamos nuestra voluntad o la de otros que no seas tú, y dame voluntad para vencer (esto o aquello, aquel pecado que nos domina por falta de voluntad y que queremos vencer) y someter mi voluntad a la tuya, Padre, ya no quiero hacer mi voluntad porque ahora quiero hacer la tuya, tu voluntad Padre hágase en mi y en los míos, tu voluntad Padre, hágase en mi país y en este mundo como en el cielo, así también en la tierra. Sé tu Padre el que tome el control de todas las cosas y áreas en mi vida, mira Padre, ayúdame a conocer tu voluntad porque a veces no quiero leer u oír tu Palabra y ayúdame sobre todo a someter mi voluntad a tu voluntad, porque mira esta o tal circunstancia, etc., etc., etc.-


Mateo 6: 11 "El pan nuestro de cada día, dánoslo hoy".

Continúa pidiendo: -El pan nuestro que tú tienes para mí y los míos, dánoslo hoy y cada día, bendícenos, bendice mi trabajo, pues mira está pasando esto o aquello; bendice el trabajo de mi esposo(a) porque mira Padre la situación está así o asá; así mismo bendice el trabajo de mis hijos, porque x, y, z; y también Padre te pido que nuestros trabajos sean bien y justamente remunerados, porque tú sabes que es lo que necesitamos Padre, te pido que nos lo des conforme a tu misericordia, y bendigas a mi familia y a mis amigos y ayuda a tal, tal , tal que están pasando por x, y, z situación, que tu ya conoces, Padre reprende al devorador, si estoy en falta con tu diezmo perdóname y enséñame mayordomía para administrar los bienes que me das, o mira Padre conforme a tu Palabra yo he hecho y tu Palabra dice que tu abrirás las ventanas del cielo para que sobreabunde y yo confío en tu Palabra, Padre en esta hora también te pido por x, y, z dales su sustento a tal, tal, tal, etc., etc., etc.- (y es momento de pedir, pedir, pedir todas las necesidades propias y ajenas).


Mateo 6: 12 "Y perdónanos nuestras deudas, como también nosotros perdonamos a nuestros deudores".

Llega el momento de ponernos a cuentas con Él y arrepentirnos: -Perdóname Padre mío, porque contra ti he pecado, perdóname porque soy tal, tal, tal, porque hice, x, y, z, pero toma en cuenta esto, esto y esto y es que yo siento aquello. En tu palabra, Padre dice que tu misericordia es nueva cada mañana, ten misericordia, Padre, tu misericordia sobre mi y los míos, te lo suplico, perdóname, perdona también a x, y, z. Padre perdónanos nuestras deudas. Mira Padre yo te necesito para tu me laves de mi pecado y a mis hijos también, perdona los pecados de mi madre y de mi abuela, y no permitas padre que mis pecados los paguen hasta la cuarta generación, líbranos del pecado, perdónanos, en el nombre que es sobretodo nombre, en tu precioso nombre Yeshua yo en esta hora renuncio al pecado, renuncio a esto y aquello en tu santo nombre, etc., etc., etc.,

Perdónanos como también nosotros perdonamos a nuestros deudores, y en esta hora Padre yo perdono a fulanito, porque me hizo esto y esto, y perdono a aquel por esto y aquello, y ahora comienza el proceso de perdón y perdono a x, por z y lo perdono aunque me hizo x, y, z, porque mira Padre duele, por esto, por esto y por ello, pero ahora comienza el proceso de sanación y perdono, etc., etc., etc.,-


Mateo 6:13 "Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el reino, y el poder, y la gloria, por todos los siglos. Amén".

Continúa pidiendo. -Y no nos metas en tentación, no me dejes sola(o) en la tentación Padre, ayúdame, acompáñame en todo momento, dame discernimiento de lo bueno y de lo malo, para que no haga cosas malas, pensando que son buenas, ayúdame, que me redarguya tu Santo Espíritu para no ser partícipe de cosas que no convienen y para saber cuándo huir de la tentación. Así mismo ayuda a x, y, z por esto y aquello.

Padre líbrame del mal, líbranos del mal, líbranos del maligno, del enemigo, no permitas que actúe en contra de mí, líbrame con tu sangre bendita derramada en la cruz de todo pacto que este obrando en contra de mí, libra así mismo a mi esposo(a) e hijos de cualquier obra del maligno que esté actuando en contra de mi o de ellos, porque mira Padre está pasando esto y aquello.


Padre todo esto, todo lo anterior te lo pido en el nombre que es sobre todo nombre, en el nombre de Yeshua Ha Mashiaj, pues tu Palabra dice que todo aquello que pidamos en tu nombre eso tu harás y en eso yo confío, etc.-

Termina alabándolo. -Porque sólo tú, puedes liberarnos de todo mal, porque tú eres el Todopoderoso, porque tuyo es el reino, eres el rey de reyes, el Señor de señores, el Elohim de elohim, porque tuya es la honra, tuyo es el poder y la gloria, porque tú eres la plenitud de la manifestación del poder, eres el Todopoderoso, porque tú eres mi Padre, el único perfecto, porque tú eres bueno, eres justo, te amo, y sé que de antemano tu ya sabías todo esto, porque eres el Omnisciente y así mismo de antemano tu ya me lo has concedido, en la medida de tu voluntad, porque sé que tu sólo me das lo que realmente me es para bien, y antes que nada hagase tu voluntad y no la mía, porque no hay otro como tú, ni mayor, ni menor, porque tú eres grande, grande, grande y en tu inmensa benignidad te has apiadado de mi, Gracias Padre, Eternamente, por todos los siglos, glorificado seas, por mi y todos mis descendientes, etc., etc. Amén.

Por lo tanto, hermanos, los comentarios aquí presentados, acerca de la oración del Padrenuestro son sólo un ejemplo, el espíritu de cada uno discierne la oración conforme el momento y las circunstancias que esté cada uno viviendo y su acercamiento personal con Elohim, pero no cabe duda que el Padrenuestro es la fórmula perfecta para orar.

Bendiciones



1 comentario:

Arturo Aguillón dijo...

La Oración es algo espontaneo que debe ser dirigida a nuestro Padre eterno, nuestro Señor Jesucristo nos enseña como realizarla para que no se escape nada, ahora bien dependiendo de mi necesidad y del momento, la oración puede cambiar, recordemos la oración de Esteban. Gabriela es muy bueno tu ejemplo gracias.