domingo, octubre 12, 2008

Lo que nos aleja de Di-os

Mateo 7: 21 dice "No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos. 22Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? 23Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

Que interesante es la respuesta que dará a algunos nuestro Mesías Yeshua “Nunca os conocí …”.

La palabra conocer significa utilizar el intelecto para inquirir, indagar, averiguar y examinar cuidadosamente la verdad hasta descubrirla acerca de las cualidades, naturaleza y relaciones de algo en particular; en este caso que nos ocupa, acerca de Di-os, por otra parte es tener la idea muy clara y saber a la perfección acerca de ese algo, o sea acerca de Di-os, en lo humanamente posible. Otra acepción de la palabra conocer es: confesar los delitos y pecados y por último es mostrar agradecimiento.

En conclusión lo que principalmente nos aleja de Di-os es la ignorancia acerca de Él.

Esto lo vemos todos los días, ya que por increíble que parezca, la mayoría de los católicos romanos y los cristianos de diversas denominaciones, ignoran incluso que Jesucristo es judío o israelí de la tribu de Judá y se sorprenden cuando se enteran que al nacer no tenía los ojos azules y el pelo rubio como el de las estampas y las películas de Holliwood; desconocen cómo el cristianismo no era cosa aparte del judaísmo, si no que nació de sus raíces más profundas y hasta se sorprenden al saber que Cristo no está muerto, que está vivo, por ello es que necesitan ayuda de otros tantos ídolos y hasta los dirigentes no creen en Él, demostrándolo así un Papa de la iglesia Romana que dijo “que buen negocio nos resultó este mito de Cristo” y así otros tantos pastores de iglesias cristianas que se han aprendido la retórica y el show, pero que han escandalizado al mundo con sus perversiones y enriquecimiento de sus arcas.

Simplemente la mayoría no piensa siquiera en ello y sólo dan por contado muchas cosas, por ende, el mayor abismo entre Nuestro Señor y cada uno de nosotros es la ignorancia acerca de Él y ¿cómo vamos a conocerlo si la mayoría de las cosas las aceptamos sin averiguar nada? La mayoría de los creyentes no leen y mucho menos estudian las Sagradas Escrituras o la historia del mundo para comprender nuestro presente y se siguen conformando con aceptar las interpretaciones de otros, sin importar que tan viejas y absurdas sean, y eso ya no es ignorancia, si no pereza para las cosas de Di-os y falta de entendimiento.

Por lo tanto, al abismo que nos separa de Di-os podemos agregarle además de ignorancia, la pereza y la falta de entendimiento o sea la necedad.

Para conocer a nuestro Adonai, no basta ser profeta, pastor, maestro o incluso tener grandes dones, si se sigue predicando con la vieja doctrina torcida de siglos de manipulación y corrupción.

Y es precisamente cuando se es servidor de Di-os que se corre más peligro, ya que se cree que se está muy cerca de Él sólo por el hecho de ser pastor, maestro, profeta o tener algún cargo en la iglesia y ¡oh que gran equivocación!

Si los que nos llamamos cristianos no estamos dispuestos a vencer en nosotros mismos la pereza y la necedad hacia las cosas de Di-os y con ello la ignorancia, no importa que acudamos a miles de convenciones, conciertos y cultos dominicales, ya que por nuestros propios deseos no abrimos la biblia en secreto para conocer en lo intimo a nuestro Señor y simplemente somos como dice Job 42: 5 “de oídas te había oído”.

Bendiciones



3 comentarios:

Álvaro Ramiro dijo...

Primero me gustaría saber a quién te refieres cuando dices Di-os (Di guión os), sí te refieres a Dios, por favor usa la palabra correctamente, esta es una palabra española y no existe en el idioma español ninguna palabra Di-os, no significa absolutamente nada en nuestro idioma. De cualquier manera esta palabra no define el nombre de Dios, solamente se refiere a la persona de quien estamos hablando.
Sobre el asunto tratado en Mateo 7:21, te hago el siguiente comentario, sí observas el texto, allí dice que Él, es decir Jesús dirá: Nunca os conocí. No se refiere a que nosotros lo conoceremos o que por nuestra ignorancia el nos apartará de su lado, sino que Él NO CONOCERÁ, A LOS HACEDORES DE MALDAD, y no los conocerá, como dice más adelante en el texto porque no tienen un buen comportamiento hacía el projimo. Tu cambias el sentido del texto y del contexto, tratando de hacernos creer que nosotros tenemos que conocer bien a Cristo para que Él no nos deseche, probablemente sea verdad, pero ese no es el tema del versiculo en Mateo 7:21.
Por otro lado no es cierto que principalmente la ignorancia sea la que nos aleje de Dios, LO QUE NOS ALEJA DE DIOS ES EL PECADO, principalmente el pecado de la DESOBEDIENCIA. En realidad ser ignorante de las cosas de Dios no es un pecado, vivir en ignorancia de las cosas de Dios tampoco es un pecado, si fuera así nadie se salvaría, porque no hay manera para que un hombre llegue al conocimiento completo de Dios, eso es imposible desde cualquier punto de vista o cualquiera sea tu condición. Podemos llegar a conocer en parte, las cosas de Dios, dice la Biblia que llegará el momento cuando las cosas se revelen y veamos y conozcamos todas las cosas completamente y no como ahora en parte. Juan también nos dice que si se escribieran todas las cosas que hizo Jesús, no habrían libros suficientes para contenerlas. Es decir, hay miles de cosas que hizo Cristo que nunca las sabremos en esta vida, y eso no significa que por ignorarlas seremos desechados por el Señor Jesús. Creo que estas dando un mensaje falso y lleno de inexactitudes. Debes revisar mejor tus fuentes y tu inspiración.

Saludos.

Gabriela Cueto dijo...

Bendiciones Álvaro Ramiro:

Agraciadamente Elohim no es español y la palabra dios tampoco, tal vez la usamos en castellano, pero sin duda su origen, no es español.

Para responder a su primera cuestión le invito a leer el artículo publicado en el blog acerca de este asunto y que se encuentra en la siguiente dirección.

http://cristianosomos.blogspot.com/2008/08/y-sin-embargo-no-es-di-os-es-elohim.html

Álvaro, gloria a Elohim por su vida y gracias a usted por esta oportunidad que me da, de explicar un poco más mi parecer, es muy importante para mí su reacción, ya que es muy cómodo para los pastores modernos predicar sin oposición, y ¿acaso nuestro amado Mesías Yeshua, predicaba desde un estrado sin objeciones? No, ya que predicaba en medio de los fariseos y los saduceos.

El versículo se refiere a los hacedores de maldad, esto es, a los que hicieron una acción mala e injusta, pues se dedicaron a luchar en contra del enemigo de la humanidad, a sacar demonios, a profetizar y predicar haciendo supuestos milagros, sin siquiera tener una relación con HaShem (eso sí que es injusto y malo) y yo lo que veo es que hay miles de cristianos en estos momentos, más preocupados por vencer el fracaso, vencer alguna enfermedad, vencer a sus generaciones, romper pactos y maldiciones o incluso encontrar trabajo o pareja que de conocer más de nuestro Mesías, ¿qué fue lo que dijo?, ¿qué ejemplo nos dio? o también en oración entrar en su presencia y tener una verdadera relación con Él.

Acaso cree Usted que Él no le conoce ya, si dice la Palabra que nos conoce desde el vientre de nuestra madre y que tiene contados cada uno de nuestros cabellos, ¿entonces a que se refiere este versículo con que no nos conoce? ¿acaso se le olvidaría? NO, claro que no se le olvidó que ya nos conocía, en realidad se trata de que no nos conoce porque nunca nos preocupamos por tener una verdadera relación con Él.

Es importante que recuerde Usted que, para que exista una relación entre dos seres, las dos partes deben estar en constante contacto y conocimiento del otro, claro está que en el caso del Todopoderoso, siempre habrá más que conocer de Él, por ello es el incognocible, pero eso no quiere decir que no nos debemos ocupar en acerquemos a Él cada día para conocer cuál es su voluntad escrita en las Sagradas Escrituras, ¿que es lo que Él espera de nosotros y cual es su pensamiento plasmado ahí, para nosotros, día a día?.

La Palabra es muy clara en que debemos buscar el Reino de Di-os y que lo demás es añadidura, yo me pregunto ¿de qué me sirve conocer como actua Satanás y luchar contra él y sus demonios, si no me preocupo por conocer cuál es la voluntad de mi Adonai en mi vida? ¿de qué me sirve educar a la carne y enseñarla a no pecar y cumplir reglas, si cada día no me acerco más y más a mi Padre en oración y estudio Su Palabra? Por ello es que la salvación no es por obras, si no por gracia para que nadie se vanaglorie de que es muy bueno y no peca.

Considero que es una obligación de todo creyente estar al pendiente en la relación que tiene con Elohim porque ¿de qué manera lo vamos a conocer, sino no nos comprometemos verazmente buscando Su verdad? ¿cómo vamos a hacer Su voluntad si no leemos y no discernimos por nosotros mismos Su Palabra?

El pecado claro que es en contra de Él, pero no hay pretexto porque aunque se peque por ignorancia o maldad, la palabra dice muy claramente que no hay excusa, el primero será juzgado y el segundo que ya conoce la Palabra será juzgado doble vez.

Sin embargo la verdad absoluta no la tengo yo, pero nuestro Elohim si, yo me puedo equivocar porque carne tengo, más también un corazón dispuesto a recibir corrección, pues hay en mi un gran temor hacia Él, por lo tanto cualquier objeción, aclaración y enseñanza es por mi bien recibida.

Que Elohim lo siga bendiciendo grandemente

Arturo Aguillón dijo...

Hola nuevamente, gracias por esta oportunidad de participar.

7:15 Guardaos de los falsos profetas, que vienen a vosotros con vestidos de ovejas, pero por dentro son lobos rapaces.

Desgraciadamente el mundo está lleno de engaños y muchos dicen tener la verdad con mucha certeza en su corazón pero la verdad solo se halla en nuestro Señor Jesucristo, nuestro Mesías amado, recordemos el dice ... yo soy el camino, la verdad y la vida nadie puede venir al Padre sino es a través de mi. De cierto el mundo está plagado de engaños tan pronto surge la necesidad del hombre de buscar a Dios se ve siempre rodeado de muchas opciones de como encontrarlo, por radio dicen una cosa, por tv otra, a través de tratados, etc, pero si ustedes se dan cuenta esta es otro engaño que el mundo le ofrece aunque parezca que de bien procede, no queriendo decir que todos estos medios están mal, por favor comprendanme. El versículo 7:15 de Mateo habla de todos estos que vendrán, pero lo que es cierto no predican a Cristo sino que predican a otro diferente. Jesucristo dijo que el es la piedra angular, si alguno edifica sobre otro argumento no es de el, muchos edifican sobre los preceptos y la imagen de Pedro, esto está mal aunque no digo que Pedro como tal haya sido errado, otros edifican sobre Pablo y esto está mal aunque Pablo como tal no sea malo, así muchos digan de ciertas corrientes que el es el perito arquitecto de la iglesia, a la verdad muchos utilizan el nombre de Jesucristo pero se basan en la doctrina de estos dos santos o de cualquier otro, pero se olvidan realmente de la enseñanza de Jesucristo el Mesías amado. Saben ustedes que muchos de estos falsos de hoy en día recurren a técnicas de neurolingüistica, otros son rosacruces y otros masones y la gente no se percata de ello porque viven en ignorancia tan ensimismados en sus propios problemas que no les importa quien los guíe el Señor mismo dijo ... amadores de si mismos más que de Dios ... Por tanto buscan lo que su corazón quiere oír y no conforme a lo que Dios quiere que entiendan. Muchos de los caminos son rectos ante sus propios ojos pero el Señor es quien sondea los corazones.

7:16 Por sus frutos los conoceréis. ¿Acaso se recogen uvas de los espinos, o higos de los abrojos?
A quien sea entendido los invito para que estudien sobre la simiente de la serpiente y la simiente de Adán. Sobre esto no voy a dar detalles, solo quiero traerles a la mente la parabola de Jesus sobre el trigo y la cizaña. Para quien sea del Señor entienda.

7:17 Así, todo buen árbol da buenos frutos, pero el árbol malo da frutos malos.
7:18 No puede el buen árbol dar malos frutos, ni el árbol malo dar frutos buenos.
7:19 Todo árbol que no da buen fruto, es cortado y echado en el fuego.
7:20 Así que, por sus frutos los conoceréis.

Nunca os conocí
(Lc. 13. 25-27)

7:21 No todo el que me dice: Señor, Señor, entrará en el reino de los cielos, sino el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos.
7:22 Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre echamos fuera demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros?
7:23 Y entonces les declararé: Nunca os conocí; apartaos de mí, hacedores de maldad.

Si viajo en un avión y quiero ir al norte pero resulta que mi brújula está averiada y yo no lo sé, voy en el sentido equivocado, tengo un excelente avión, estoy bien capacitado para pilotearlo, mis instrumentos me reseñan bien las capcidades del avión, pero voy tan confiado en aquella brújula dañada que hago caso omiso a los que por radio me indican que estoy sobrevolando una zona prohibida y termino llegando a Chile en lugar de Colombia. Habré perdido todo me empeño en llegar a Colombia y no tendré suficiente combustible para regresarme. De la misma manera ocurre con nuestra vida, quiero llegar a Dios, Él me ha dado capacidades y buenos instrumentos para emprender, pero resulta que esa brujula dañada se compara a esos que dice el Señor, marcan el Sur en lugar del norte, están dañados son instrumentos de diablo, recordemos que muchos de los milagros son obra de la misma fé de las personas, pero la finalidad de muchos es muerte. Porque porque confiaron en doctrina y pensamientos de hombres, Él quiere que entendamos su mensaje, recordemos su mensaje de predicación. Arrepentíos porque el reino de los cielos se ha acercado.. en otras palabras, cambien, transformen su manera de pensar y proceder. En cuanto al nombre de Dios, el nombre utilizado ahora de manera común viene derivada de la palabra Zeus, ademças me parece a manera de autocrítica que Dios es un nombre muy pequeño que se inventaron los hombres para referirse a El, porque para toda su deidad y su poderío esta palabra se queda corta, mejor sigo la enseñanza del Cristo de la Gloria, cuando no refiramos a el nos refiramos como PADRE.

QUE NUESTRO PADRE CELESTIAL LOS LLENE DE BENDICIONES